jueves, 14 de abril de 2011

Real Madrid – Barça: Menú cerrado

La historia es un incesante volver a empezar.
Tucicides  
-    
             - ¿Qué desea de primero el señor?
-      - Mmmmmmm…. Un Real Madrid – Barça.
-      - Buena elección y ¿Qué beberá el caballero?
-      - Un Barça - Madrid, en copa,  por favor.
-      - Ajam, ¿ha pensado que tomara de segundo plato?
-      - Si claro, un Madrid – Barça sobre lecho de semifinales.
-      - Perfecto, ¿y de postre?
-      - Elijo un Barça – Madrid con un chorrito de Champions League.


Lo siento por los que no sean aficionados al fútbol, al Real Madrid, al Barça y a los deportes en general porque en las próximas tres semanas quizá sea mejor que pidan la extradición a Papúa Nueva Guinea. Se avecinan 4 Clásicos en menos de tres semanas, en todas las competiciones en juego se verán las caras los, presumiblemente, dos mejores equipos del mundo. ¡Hagan juego señores! Es el momento de las porras, lo vaticinios y los análisis.

Dejando aparte obviedades como que el resultado y el modo de obtenerlo en el primer partido condicionará el devenir de los otros tres o que cada partido puede ser una historia completamente distinta, mi opinión es… ninguna.

Me miro al espejo de estos cuatro partidos y me siento más bipolar que Jim Carrey en “Yo, yo mismo e Irene”. Por un lado creo que Mourinho va a plantear los partidos desde el físico, intentando aprovechar la velocidad del equipo saliendo a la contra pero… ¿y si le sale mal el primer partido? Y cuando digo mal quiero decir horrible. También creo que Marcelo jugara en la media y no en el lateral, reservado a Arbeloa, mucho más defensivo pero… porque hacer ese cambio si Messi ya no juega por la banda, especialmente en los Clásicos. Esperamos que en estos partidos den la talla los grandes nombres Messi, Cristiano, Iniesta, Ozil… pero y si aparecen secundarios que lo deciden como Keita, Khedira, Adriano, Adebayor…

Lo único que tengo más o menos claro es que ningún equipo ganar los cuatro partidos y creo que habrá algún empate, posiblemente en Champions. Mi madridismo me hace esperar alguna victoria, quizá en la final de Copa y creo que en muchos momentos habrá mucha más tensión que fútbol de alta escuela pero mientras haya emoción todos saldremos ganando.

Y como decían en el Circo: “bienvenidos al mayor espectáculo del mundo”