lunes, 11 de abril de 2011

Cultura y deporte: Documental: ONCE BROTHERS

No se puede ganar una guerra como tampoco se puede ganar un terremoto.
Jeannette Rankin

Las catástrofes que provoca una guerra trascienden cualquier ámbito que podamos imaginar, si esa guerra es civil esto es aún mayor, de la noche a la mañana los que eran vecinos, amigos o compañeros pueden pasar a ser tus verdugos o a desaparecer de tu vida de forma irremediable.

Acostumbramos a ver a los deportistas de élite viviendo en una burbuja de oro, en la que parece que no hay desgracias, no hay muertes solo hay lujo y diversión, pero una guerra no respeta ni si quiera el status quo de los más admirados deportistas; de eso trata el documental “Once Brothers” (traducido al español como Hermanos y Enemigos), de cómo se rompió para siempre la amistad forjada a base de años y éxitos entre Vlade Divac y Drazen Petrovic.


El documental, elaborado desde el punto de vista de Divac (la otra versión por desgracia nunca podremos tenerla), narra la historia que rodeo a algunos de los mejores jugadores que ha dado Europa y probablemente la mejor generación que nunca ha visto el baloncesto.  Una generación que lo gano todo mientras fue Yugoslavia y que, aun después del desmembramiento del país, dio lugar a un buen puñado de selecciones que fueron capaces de seguir compitiendo al máximo nivel.

Los protagonistas, Divac y Petrovic, fueron los pioneros, los primeros jugadores europeos formados en Europa (otros jugadores coetáneos como el alemán Detlef Schrempf fueron formados en universidades estadounidenses) capaces de hacerse un hueco en la NBA. Dos jugadores completamente opuestos tanto dentro como fuera de la pista que habían llegado a tener una amistad enorme pero que no estuvo a prueba de bombas.

Petrovic, algo mayor que Divac estaba considerado como el mejor jugador europeo del momento, de origen croata fue un tirador impenitente y un competidor casi obsesivo. Divac, de carácter más distraído y abierto era de origen serbio y poseía una innata habilidad para moverse y pasar increible para un hombre de más de 210 centímetros. Divac tuvo la suerte de caer en un equipo de postín, L.A. Lakers, y jugar con varios de los mejores jugadores de la historia (Magic, Worthy, etc.), sin embargo Petrovic tuvo que trabajar duro para poder hacerse un hueco en la liga, finalmente lo consiguió en N.J. Nets, llegando a ser el mejor triplista de la competición. Cuando acababan la temporada, volvían con las pilas cargadas para hacer lo que mejor sabían hacer, jugar con la selección yugoslava y dejar con la boca abierta a todos aquellos que pagaban por verles.

Un día ganaron un campeonato, hubo un gesto… y nada volvió a ser lo mismo.

El documental, de aproximadamente 80 minutos de duración, nos muestra la historia de ellos y nos hace reflexionar sobre la importancia de las decisiones, el valor de las convicciones y la amistad en toda su extensión. Yo saque mis propias conclusiones, ahora os invito a hacer lo mismo, os dejo los links del documental que esta partido en media docena de clips.


http://www.youtube.com/watch?v=D5W4a3BqgS8

Disfrutadlo y dejad vuestras opiniones, yo en unos días incluiré las mías para no condicionar a nadie antes de que lo haya visto.