miércoles, 25 de mayo de 2011

Si el Atlético de Madrid quiere volver a ser algún día un club grande…

La concordia hace crecer las pequeñas cosas, la discordia arruina las grandes.
Salustio

Erase una vez un club que habitaba en la ribera del Manzanares y desde esta disputaba la supremacía del país a su vecino, pero pasaron los años… y este equipo se empeño en inmolarse una y otra, vez sin saber muy bien el objetivo pero consiguiendo ver cada vez más lejos las coronas de laurel que antes frecuentaba.

El caso de Agüero no es más que la enésima confirmación de que en el club colchonero las cosas se hacen de muchas maneras, incluso alguna vez se hacen bien pero las ocasiones son cada vez más contadas.

No soy aficionado del Atlético de Madrid pero no dejo de preguntarme con que ojos miraría al Villarreal si lo fuese. No hay una sola explicación posible que justifique la deriva continua en la que vive el Atleti desde hace algunos años. Si pensamos en que es lo que ha venido ocurriendo en los últimos ejercicios, encontramos decenas de situaciones que van desde lo cómico a lo ridículo pasando casi por lo paranormal, enumero algunas: un presidente que admite continuamente en público no ser notificado de ninguna decisión importante, un dueño cuyo desinterés es únicamente comparable al desprecio que sienten por él los aficionados, una intervención judicial debido a las ansias políticas del dueño,  haber hecho del hecho de perder alguna vez ante equipos mejores un modo de vida y, por extensión, poder perder ante casi cualquiera sin el menor sonrojo, etc.

Los resultados deportivos del equipo son, en general, tan decepcionantes como el ambiente que emana del club, las aspiraciones van año atrás año en declive, los pocos jugadores importantes que recalan en el club (Agüero, Torres, Forlán, De Gea, etc.) pasan de la ilusión al desengaño y las ganas de cambiar de aires en poquísimo tiempo, jugadores de equipos “socialmente” inferiores no quieren jugar en el Calderón, antiguos emblemas del equipo prefieren hacerse a un lado en vez de tomar responsabilidades, el vestuario carece de un líder desde que se retiro Adelardo aproximadamente, …

En lo últimos años el Atleti se ha visto superado por múltiples equipos (Valencia, Sevilla, Villarreal, etc.), que en, creo, todos los casos son inferiores en potencial económico, mediático, social e histórico; ¿no debe el equipo colchonero afrontar una catarsis?

Partiendo del hecho de que quizá, los mayores males provengan de los mayores responsables y su falta de conciencia y responsabilidad, es difícil pensar en un Atleti que vuelva a disputar el reinado a los grandes de nuestro fútbol. Sin embargo, las posibilidades del Atleti son enormes, su repercusión y una masa social fiel hasta el extremo, una cantera de la que poder tirar (no aparecerán jugadores de nivel 10 habitualmente pero seguro que los hay que ayuden a hacer plantilla y suplan sus limitaciones con compromiso y trabajo) y ahorrar dinero, éxitos no lejanos en el tiempo (el curso pasado fue un oasis pero, al fin y al cabo, existió), un estadio nuevo en ciernes y todo el dinero que recibirán este verano debido al traspaso de sus mejores jugadores, deben ayudar a la refundación.


Pero el punto clave que deben apuntalar los rojiblancos es el de la autoestima, un equipo con las vitrinas con títulos de todos los colores (exceptuando la Copa de Europa) no puede vivir instalado en el conformismo, los jugadores se acomodan a la orilla del Manzanares sabedores de que no habrá consecuencias, los directivos han perdido la capacidad de autocrítica y la afición debe dejar de mirarse al espejo y reírse de los chistes de “El Pupas”.

Se avecina una remodelación fundamental en el Atleti este verano ¿cambiaran todo para seguir actuando del mismo modo?