lunes, 4 de abril de 2011

Jerez, la nueva catedral

La tradición no se hereda se conquista.
André Malraux

Con el Gran Premio de España de este fin de semana se han cumplido 25 años celebrándolo en el circuito de Jerez (incluyendo un GP Expo 92 que se celebró allí en el año 1988 en sustitución del GP de Portugal) y en ese cuarto de siglo el GP de España ha crecido de una manera impresionante, casi paralela a la evolución que ha provocado Dorna con su excelente gestión del Mundial de Motociclismo.


Si hasta ahora siempre se había considerado el circuito de Assen como la Catedral del Motociclismo creo que ha llegado el momento de renovar esa concepción y nombrar el circuito de Jerez como la nueva Catedral de este deporte.


Soy un defensor de las tradiciones pero cuando la realidad se impone es necesario cambiarlas. Por repercusión, gusto -tanto del púbico como de los pilotos-, ambiente y emoción creo que Jerez se merece el nuevo “titulo”. Además se hace lógico que el templo deportivo por excelencia este localizado en un país de gran repercusión para ese deporte y, sin despreciar la importancia de los Países Bajos, es obvio que no es el caso; los datos lo confirman, Holanda únicamente ha ganado tres campeonatos del Mundo sumando todas las categorías, siendo el ultimo en los años 70, mientras España es la tercera potencia en número total de títulos conseguidos y junto con Italia la que más ha conseguido en los últimos 10 años, exactamente uno de cada tres. ¿O acaso nos imaginamos Twickenham en Brasil o Maracaná en EEUU?

Lo arraigado de este GP se demuestra en años como 2011, la afluencia de publico ha sido masiva y el ambiente no se ha resentido a pesar de la crisis y del mal tiempo del domingo. Las curvas de Nieto y Peluqui han seguido siendo giros mágicos para los pilotos y hemos podido ver carreras competidas y vibrantes, por todo esto…

¿Es Jerez la nueva Catedral del motociclismo?