miércoles, 30 de enero de 2013

Hispanos, oro de ley

La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro.
Benjamin Franklin

Pocos deportes en España puedes presumir de una relación inversión-éxitos tan alta como el balonmano y, sin duda, la Final del Campeonato del Mundo del pasado domingo es la joya mas brillante de esa corona. Parecía imposible soñar una final mejor, más placida y espectacular a la vez. España o Los Hispanos (que parece que este nombre a unos encanta y a otros chirría) firmaron con sangre una victoria para la eternidad.

El campeonato que han realizado los 16 de Valero Rivera (¿¿alguien en el deporte mundial tiene un palmarés siquiera semejante al de este hombre??) - pocas veces una selección ha sido tan de un entrenador como esta, con sus idas y venidas y todas las polémicas por la selección de sus representados - ha sido sublime, con una única derrota, digamos que para nada dolorosa sino mas bien todo lo contrario, y un juego que destilaba pasión y compromiso por los cuatro costados. Esta ha sido una selección coral, con unos roles muy definidos y estudiados, en la que todos parecían estar conformes con su cuota de protagonismo.
Toda esta selección ha hecho de la defensa el mejor ataque que uno se pueda imaginar (de los 11 jugadores que mas balones han robado en el campeonato 6 son españoles). Es difícil destacar a uno solo, por ello, destacaremos a unos cuantos:

Sterbik: ha tocado el cielo con las manos en casi cada partido. La moral de los daneses tardara en sanar y les costara mucho tiempo dejar de ver al serbio (nacionalizado español) como un muro infranqueable. Paradas increíbles por cantidad y calidad. El gen competitivo de los Balcanes le da un plus en los momentos importantes. En mi modetsa opinion, el mejor del mundo.

Viran Morros y Gedeón Guardiola: si uno busca guardaespaldas no los encontrará mejores, duros, fuertes, entregados y esforzados, la pareja consiguió vallar la portería española día tras día. Emocionantes sus gritos, celebraciones y abrazos tras cada blocaje o robo, demostrando que tan importante es marcar como que no te marquen.

Cañellas: un coloso en defensa durante todo el campeonato y sublime en la construcción y penetración en la final. Analítico, frio y líder silencioso se ha doctorado, a nivel de selecciones, en este campeonato como el central fiable que todo equipo ganador necesita. En la final parecía ver los pasillo sin tan siquiera mirar.

Aguinagalde: el trabajo del pivote en ataque ha sido grandioso y no solo por sus goles (que también, casi 30 goles con mas de un 75% de acierto en el lanzamiento), que en la segunda parte del partido contra Alemania eran como el maná del cielo. El desgaste al que se ha visto sometido creando huevos y jugadas para sus compañeros ha sido encomiable. Pocos le pueden discutir el título de mejor pivote del mundo.

Maqueda: la sonrisa de la selección y el hombre que más tiempo ha estado en la cancha. Desatado en la final, parecía poseído en ataque. Su golpe en la mesa le otorga los galones en el futuro de la selección, no en vano es uno de los más jóvenes del grupo.

Entrerríos: la despedida soñada. El gran capitán volvió a un gran torneo (Valero Rivera ha reconocido que erró no llevándolo a los JJOO) sin heridas abiertas y con su papel muy claro. Consistente en los momentos de duda, tiro del carro siempre que su equipo le necesitó. Inolvidable el abrazo tras ganar la final con su hermano Raul, ausente por lesión. tras mas te 200 partidos y 600 goles es hora de decir adios a la seleccion. Uno de los mas grandes de la historia de nuestro balonmano.

En resumen, Los Hispanos lo consiguieron y no solo en el terreno deportivo. Engancharon a un país no devoto del balonmano para que los ayudase a ganar un mundial casi clandestino (a dos meses vista casi nadie conocía que se iba a celebrar el evento y alguna sede principal – Madrid Arena y Caja Mágica – tuvieron que ser sustituidas o modificadas por no cumplir los requisitos). Ojala este hecho sirva para aumentar la repercusión de un deporte noble (¿¿Cómo aguantan hombres de 100 kilos y 2 metros empujándose todo un partido sin que se les vaya la mano??) y emocionante, que, en mi impresión, le ha dado a España mas de lo que ha recibido de ella.