martes, 7 de junio de 2011

Comienza el veraniego pim-pam-pum de los fichajes

Ninguna cosa despierta tanto el bullicio del pueblo como la novedad.
Francisco de Quevedo

Acabadas las ligas de los deportes que ocupan el curso de cada año (futbol, baloncesto, balonmano, etc.) se avecina esa “gloriosa” época en la que los periodistas han de ingeniárselas para llenar las secciones de deportes de los informativos, para completar un diario deportivo, para ofrecer algo que llevarse a la boca a todos esos aficionados huérfanos de competición.

¿Estamos preparados? En los próximos meses conoceremos una lista con nombres de deportistas que será más larga que la de los reyes godos, leeremos/oiremos mil y una declaraciones de amor mas falsas que las de Marujita Díaz, contemplaremos una media de tres fotomontajes diarios fruto del corta y pega de una camiseta y un rostro,… ¿Alguien ha hecho alguna vez un estudio que muestre cuantos fichajes de los que se anuncian llegan a buen puerto? Sería muy interesante… y a lo mejor ayudaba a reflexionar a algún que otro periodista y a replantearse un par de cosas.

Siempre he pensado si un diario deportivo ha de tener una extensión mínima en verano, más de una vez leyéndolo en la playa he creído que el amable señor del kiosco me había robado unas cuantas hojas. Por supuesto que soy consciente de que la actividad en verano es menor pero ¿no sería mejor dedicar un poco de tiempo y espacio a otros deportes o disciplinas que durante el año se ven subyugados por los deportes de masas? Todo ello sin dejar de lado la mínima ración de fichajes más o menos ciertos, más o menos contrastados de los buques insignia de nuestro deporte.
 
Hay que agarrase los machos, vienen semanas en las que pensaremos que Iker Jiménez ha pasado a ser director de As o de Marca, que Manolete es el Pullitzer del siglo XXI, que el equipo de nuestros amores va a juntar a mas estrellas y mediapuntas que la selección japonesa de Oliver y Benji,… El verano también tiene sus cosas duras (no penséis mal!!). Aun no ha comenzado y ya se barajan millones de euros como si fuesen el precio de un Happy Meal.

Pero centrándonos en lo positivo, hay dos cosas por las que merece la pena esta época de fichajes: las supes estrellas y… los superpufos!!! Huelga calificar fichajes como los de Rivaldo, Zidane, Ayala, CR, Kanoute, etc. Pero he comprobado con el paso de los años que una de las partes más divertidas de las tertulias futbolísticas entre amigos es el repaso de esos grandes malos inolvidables de nuestro futbol, gente como “El Átomo” Ongjenovic, Pilipauskas, Marinakis, Rochemback, Raúl Bravo y un sinfín mas de jugadores que, con el paso del tiempo, nos llenan la cara con una sonrisa al pensar ¿¿¿Cómo coño llegó este tío a jugar en equipos importantes???

Resumiendo, se avecinan portadas increíbles de las que te hacen soñar con grandes goles y jugadas antológicas pero no os confiéis, un día de estos, vuestro presidente pondrá un Spasic en vuestras vidas.